• Calidad constante de las piezas – compensa las influencias ambientales y las fluctuaciones en el material y aumenta la reproducibilidad de los procesos y los pesos
  • Mayor productividad – reduce significativamente la cantidad de desperdicios, agiliza la puesta en marcha después de una parada de la máquina y mejora la eficiencia energética
  • Manejo inteligente – no requiere hardware adicional; logra el máximo rendimiento gracias a la integración en el moderno control ENGEL CC300