ENGEL iQ clamp control determina de forma rápida y objetiva la fuerza de cierre óptima
  • Ahorro de recursos durante la producción – ajustando la fuerza de cierre óptima se aumenta la eficiencia energética y se protege el molde
  • Menos desperdicios – reducción significativa del número de piezas que presentan puntos de sobrecalentamiento o rebabas
  • Calidad constante – averigua automáticamente la fuerza de cierre ideal y la adapta a los cambios que pueda experimentar el proceso
  • Optimización rentable del proceso – de manera fácil y sin necesidad de sensores adicionales detecta en el molde los datos relevantes para la calidad